Ruta 1: Montoro en Época Romana

Ruta 1: Montoro en Época Romana

Geolocalización

RUTA 1.- MONTORO EN ÉPOCA ROMANA

Longitud de la ruta: 3,5 kms.

Lugares más destacados:
1.- Vistas del antiguo trazado de la muralla
2.- Mirador del Meandro del Guadalquivir
3.- Llanete de los Moros
4.- Puerta de la Torremocha
5.- Museo Arqueológico de Montoro

Trazado:
Camino Nuevo, Corredera, Plaza del Charco, Herrerías, Redonda, Realejo, Magistrado Lucio Doménech, Alcalde Antonio Cañas Pabón, Avenida de Andalucía, Cervantes, Músico Juan Mohedo-Canales, Clara Campoamor, General Castaños, El Santo, Plaza del Charco, Santos Isasa, Plaza San Miguel, Clavel, Colón, La Paz, Cantones, Los Laras, Criado, Grajas, Coracha, Dotes, Olivares, Capitán, Plaza Sta. Mª de la Mota (Museo Arqueológico).

Descripción del trazado:
El trazado de la Ruta 1 emprende un recorrido que casi en su totalidad bordea el exterior del casco urbano de Montoro, por donde durante la época romana discurría la muralla de la ciudad según Ramírez de las Casas Deza (Corografía de la Provincia de Córdoba) y Manuel Criado Hoyo ( Apuntes para la Historia de Montoro ).

Tomamos la salida en el Puente de las Donadas y seguimos por la calle Camino Nuevo bordeando el escarpe que separa la cornisa de Montoro, donde se ubicaba la muralla y el río Guadalquivir. Llegamos a la calle Corredera por donde discurría la muralla así como por la Plaza del Charco y la calle Herrerías. En la Redonda llegamos al mirador en el que además del Río Guadalquivir podemos ver el escarpe por donde discurría la muralla que se extendía hasta el Realejo.

Desde el Realejo accedemos a través de las calles Magistrado Lucio Doménech y Alcalde Antonio Cañas con dirección Llanete de los Moros.

Cerca del Llanete de los Moros estaría la Puerta principal de Montoro durante época romana, cuando el municipio era conocido como Época y estaba integrado en el Conventos Cordubensis.

La población de Montoro consiguió el Estatuto de Civitas Foederata por el apoyo a Escisión contra los cartaginenses, y años más tarde el de municipio tras apoyar a César en su enfrentamiento con Pompeyo.

Desde el Llanete de los Moros la muralla se dirigía al Oeste por el camino de la Bastilla rodeando el Cerro del Palomarejo donde aparece gran cantidad de vestigios de origen ibérico. Esta zona junto con el Llanete de los Moros supone la localización de población en la zona anterior a la ocupación romana.

En el Llanete de los Moros se documentó la ocupación del lugar de Montoro ya en el Calcolítico, hace unos 4.500 años. A partir de este momento Montoro se constituye como un importante núcleo de población durante la Época Ibérica como consecuencia de su localización geo-estratégica controlando el río desde las zonas de Llanete de los Moros y el Palomarejo.

Llegamos a la zona de la Bastilla bordeando el Cerro del Palomarejo a través de las calles Cervantes, Músico Juan Mohedo Canales y Clara Campoamor donde la muralla hacía un requiebro hacia el Norte y bajaba por las actuales calles General Castaños, El Santo hasta llegar a la Plaza del Charco donde hacía otro requiebro en dirección a la calle Santos Isasa. En esta última calle existió otra puerta que daría acceso hacia el río a través de la Vaguada de la Paloma. Esta puerta se remodelará al igual que el resto de la muralla durante la Edad Media siendo conocida como Puerta de la Torremocha.

Desde la Plaza de San Miguel la muralla bordeaba el río por las calles Clavel, Colón, La Paz, Cantones, Los Laras, Criado, Grajas y Coracha hasta la calle Puente.

En la calle Coracha tomamos las calles Dotes, Olivares y Capitán para acceder a la Plaza de Santa Mª de la Mota donde actualmente, la iglesia que lleva el mismo nombre, alberga el Museo Arqueológico de Montoro donde podemos completar nuestra visita viendo los vestigios arqueológicos más importantes del pasado montoreño.

 

 

Paseos y Excursiones

Atrás